Una de las cosas que más puden llamar la atención cuando nos adentramos al mundo de las dietas  naturales para perros y gatos es la cantidad de suplementos naturales que existen, y es inevitable no preguntarse cómo es que nunca habíamos oído hablar de ellos.

Por ello, he decidido crear una sección el blog donde os iré descubriendo poco a poco todos los complementos que podemos utilizar, sus usos,  especificaciones y cantidades adecuadas para notar sus beneficios en nuestros animales.

Comenzamos esta nueva sección con EL ACEITE DE COCO.

El aceite de coco,  también llamado manteca de coco, se obtiene al prensar la pulpa o carne del coco.

A temperatura ambiente este aceite puede ser denso y muy parecido a una crema, mientras que a altas temperaturas su apariencia se vuelve más líquida y cristalina.

Es un aceite con alto contenido en ácidos grasos saturados, vitaminas E y K así como rico en minerales y 100% vegetal.

Hablemos ahora de sus beneficios:

1 Fuente de energía:

Al ser una fuente de ácidos grasos saturados, el aceíte de coco se convierte en una gran fuerte de energía para nuestros pequeños carnívoros.

Además es apto para perros o gatos con alergías.

2 Estable y duradero:

El aceite de coco puede durar hasta 6 meses en perfecto estado de conservación. Sus ácidos grasos hacen que sea muy resistente a la oxidación en comparación con otros aceites vegetales.

3 Fácil Digestión:

El aceite de coco es un perfecto aliado para animales con problemas digestivos ya que ayuda a calmar la inflamación del sistema digestivo.

Es ideal también para tratar las pancreatitis.

4 Tratamiento para la piel:

El aceite de coco es un perfecto aliado para perros con dermatitis y picazón, ya que además de hidratar la piel, el aceite de coco calma.

Es un excelente aliado a la hora de curar heridas y llagas, ya que ayuda a prevenir infecciones a la vez que estimula la salud de la piel regenerada.

5 Perfecto fungicida:

Podemos usarlo de manera externa diluido con el champú y así prevenir la aparición de hongos y levaduras.

También podemos prevenir de manera interna mezclándolo con la comida ya que el aceite de coco tiene efecto bactericida, antiviral y antifungido.

6 Antibacteriano natural:

Uno de los ácidos grasos que se encuentran en mayor cantidad en el aceite de coco es el ácido láurico, este ácido se caracteriza por tener un alto potencial anti-bacteriano, por lo que tanto en la ingesta como en la aplicación cutánea podemos ayudar en la prevención de bacterías en nuestros animales.

7 Potente efecto anti pulgas y garrapatas:

Se ha comprobado que la aplicación externa del aceite de coco ayuda a mantener a estos parásitos a ralla.

Se puede utilizar sobre el pelaje así como en las zonas más expuestas a los parásitos como son las orejas, las patas, axilas, etc. Esto hará que estos molestos parásitos se lo piensen dos veces antes de quererse acercar a nuestros perros o gatos.

Por estos beneficios, y por otros muchos más que nos dejamos en el tintero es muy recomendable tener en tu botiquín así como en tu despensa un bote de aceite de coco.

Si quieres o necesitas saber más sobre los beneficios del aceite de coco no dudes en preguntarme ¡estaré encantada de contestarte!

¿Te ha gustado? ¡¡Llévatelo donde quieras!!